Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


Historias reales edificantes 



_[5 



JÓVENES 

3 de mayo de 2008 




Texto daviL^ 



iimerna 



«Sabía yo que tú eres Dios ele 

mente y piadoso, tardo en eno 

jarte, y de grande misericordia, y 

que te arrepientes del mal» 

(Jonás 4:2). 



I 



«A pesar de lo impía que Nínive había llegado a 
ser, no estaba completamente entregada al mal. 
El que "vio a todos los hijos de los hombres" (Sal. 
33: 13) y cuyos "ojos vieron todo lo preciado" (Job 28: 10) percibió que en aquella ciu- 
dad muchos procuraban algo mejor y superior, y que si se les concedía oportunidad de 
conocer al Dios viviente, renunciarían a sus malas acciones y le adorarían. De manera 
que en su sabiduría Dios se les reveló en forma inequívoca, para inducirlos, si era posi- 
ble, a arrepentirse» [Profetas y reyes, p. 198). 



identifícate 

CON LA 
HISTORIA 

«Vino palabra de Jehová a Jonás 
[...] "Vé a Nínive, aquella gran ciu- 
dad, y pregona contra ella". [...]; Y 
Jonás se levantó para huir [...] y 
halló una nave que partía para 
Tarsis [...] lejos de la presencia de 
Jehová. Pero Jehová hizo levantar 
un gran viento. 

«Y los marineros [...] dijeron 
cada uno a su compañero: "Venid y 
echemos suertes, para que sepa- 
mos por causa de quién nos ha 
venido este mal". [...] y la suerte 
cayó sobre Jonás. Entonces le dije- 
ron ellos: "Decláranos ahora por 
qué nos ha venido este mal". [...] Y 
él les respondió: "Soy hebreo, y 
temo a Jehová, Dios de los cielos" 

«Y le dijeron: "¿Qué haremos 
contigo para que el mar se nos 
aquiete?" Porque el mar se iba 
embraveciendo más y más. Él les 
respondió: "Tomadme y echadme al 
mar, y el mar se os aquietará" [...] 

«Y tomaron a Jonás, y lo echa- 
ron al mar; y el mar se aquietó de su 
furor. Y temieron aquellos hombres 
a Jehová con gran temor [...] 

«Entonces oró Jonás a Jehová 
su Dios desde el vientre del pez, y 
dijo: "Invoqué en mi angustia a 
Jehová, y él me oyó; desde el 



seno del Seol clamé, y mi voz 
oíste. [...] Pagaré lo que prometí. 
La salvación es de Jehová". Y 
mandó Jehová al pez, y vomitó a 
Jonás en tierra. 

«Jonás [...] fue a Nínive [...] y 
predicaba diciendo: "De aquí a 
cuarenta días Nínive será destrui- 
da". Y los hombres de Nínive creye- 
ron a Dios, y proclamaron ayuno, y 
se vistieron de cilicio [...] y [Dios] se 
arrepintió del mal que había dicho 
que les haría [...] 

«Jonás [...] se sentó debajo de 
ella a la sombra, hasta ver qué 
acontecería en la ciudad. [...] Y pre- 
paró Jehová Dios una calabacera, la 
cual creció sobre Jonás para que 
hiciese sombra sobre su cabeza, y 
le librase de su malestar [...] Pero 
[...] un gusano [...] hirió la calaba- 
cera, y se secó. [...] Jonás [...] se 
desmayaba, y deseaba la muerte 

«Entonces dijo Dios a Jonás: 
¿Tanto te enojas por la calabace- 
ra? Y él respondió: Mucho me 
enojo, hasta la muerte. Y dijo 
Jehová: Tuviste tú lástima de la 
calabacera, en la cual no tra- 
bajaste, ni tú la hiciste cre- 
cer; que en espacio de una 
noche nació, y en espa- 
cio de otra noche 
pereció. ¿Y no ten- w 
dré yo piedad de 
Nínive, aque- W 

Na gran ^ 



ciudad donde hay más 
de ciento veinte mil per- 
sonas que no saben dis- 
cernir entre su mano 
derecha y su mano 
izquierda, y muchos ani- 
males?» (Jonás 1-4) 



EXPLICA 

LA 

HISTORIA 



otros- 

ojos 

«La autocompasión es nuestro 
peor enemigo y si cedemos ante 
ella, nunca podremos hacer 
algo sabio en este mundo». 

— Mellen Keller, autora y 
escritora. 



Cuando Jonás pidió que lo arro- 
jaran al mar, pedía que lo dejaran 
morir. Su temor a Dios lo condujo a 
pensar que no tenía adonde ir más 
que a una tumba acuosa. ¿Qué te 
dice el rescate dramático efectua- 
do por Dios en favor de Jonás 
acerca del amor de Dios por las 
personas aún cuando ellas piensan 
que no existe una salida positiva? 



En contraste con la mayoría de 
los profetas que llamaban a los 
israelitas al arrepentimiento, ¡Jonás 
tuvo un éxito increíble! ¿Por qué se 
amargó tanto por el éxito obteni- 
do? 



oído 
o leído 
acerca de 
Dios para saber 
que era tan compasi- 
vo y perdonador? 



¿Qué experiencias has tenido o 
visto donde Dios le da otra oportu- 
nidad a las personas? 



¿De qué manera convirtió Dios 
la infidelidad de Jonás al huir a 
Tarsis en una oportunidad de testi- 
ficación? 



¿Qué crees que Jonás había 



'¿Qué opinas? 

¿Qué palabras, pensamientos o impresiones te 
vienen a la mente cuando escuchas las siguien- 
tes palabras? 
Musulmanes 



Inmigrantes 



Godos 



Patinadores 



Chicos Emo 



Deportistas 



Esnob 




«¿Cómo podré abandonar- 
te, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, 
Israel? ¿Cómo podré yo hacerte 
como Adma, o ponerte como a 
Zeboim? Mi corazón se conmue- 
ve dentro de mí, se inflama toda 
mi compasión. No ejecutaré el 
ardor de mi ira, ni volveré para des- 
truir a Efraín; porque Dios soy, y no 
hombre, el Santo en medio de ti; y 
no entraré en la ciudad» (Oseas 
11:8,9). 

«Los hombres de Nínive se 
levantarán en el juicio con esta 
generación, y la condenarán; por- 
que ellos se arrepintieron a la 
predicación de Jonás, y he aquí 
más que Jonás en este lugar» 
(Mateo 12:41). 



Santurrón 



Looser 



¿■-o 



otros- 



OJOS 



«Todos los peores placeres 
son puramente espirituales: 
el placer de hacer quedar mal 
a los demás, de ser mandón y 
condescendiente y aguafies- 
tas, ser murmuradores, los pla- 
ceres del poder, del odio.[...] 
Por eso un mojigato santurrón, 
que va a la iglesia regularmen- 
te, podría estar más cerca del 
infierno que una prostituta. 
Pero, por supuesto, vale más 
no ser ni el uno ni el otro». 
— C. S. Lewis, autor y teólogo 
británico dei sigio XX. 




sabías? 

Si has visto Mosul, Irac, en las noti- 
cias, lias visto el sitio moderno de la 
antigua Nínive, o al menos lo que 
queda de ella. Las profecías del 
Antiguo Testamento que predecían su des- 
trucción total y absoluta se hicieron reali- 
dad en el año 61 1 a. C. Pero por siglos 
los israelitas temblaban de sólo pensar 
en Nínive y el Imperio Asirlo, inclu- 
yendo un submarinista santurrón 
quien pudo haber sido el evangelis- 
ta de mayor éxito en la historia. 

Fundada donde se juntan los 
ríos Khosr y Tigris, Nínive yacía en 
medio del este y del oeste, con el 
Mar Mediterráneo por un lado y 
el Océano índico por el otro. 
Había libre comercio en ambas 
direcciones por medio del cual 
Nínive se abastecía de bienes, 
conocimiento y prosperidad. Sin 
embargo, Nínive 
es un ejem- 
plo de una 
ciudad 
antigua que 



quedó complétamete des 
truida. Fue atacada por los 
medos, los babilonios y los 
elamitas. Sus edificios y pare- 
des quedaron hechos añicos y 
su pueblo masacrado o enviado al 
exilio. Los arqueólogos han hallado 
varios esqueletos de personas que no fueron sepultadas 
tras la conquista de Nínive. Los medos y los babilonios se divi- 
dieron el territorio del imperio que en su tiempo fue tan poderoso. 




Aplícala a tu vida 



Sábado 

La sección ¿Qué opinas? de esta 
semana le echa un vistazo a algu- 
nas de las líneas que trazamos en per- 
sonas de la actualidad. Lee Jonás 
4:11. ¿Cómo pueden las palabras de 
Dios influir en tu manera de pensar 
acerca de personas que normalmente 
evitas o hasta las tienes como peca- 
doras, violentas o malvadas? 

Observa tus propias actitudes hacia 
las personas que son diferentes que 
tú. ¿Qué te enseña el libro de Jonás 
acerca de los prejuicios? ¿De qué 
manera nos debemos relacionar con 
aquellas personas con quienes no 
tenemos demasiado en común? 



Domingo 

^mpatía. La habilidad de ver el 
mundo por medio de la perspecti- 
va de otra persona; incluso ver a otra 
persona desde la perspectiva de Dios. 
Comprender los desafíos y frustracio- 
nes que enfrentan otros y cómo ellos 
reflejan nuestros propios desafíos. 

Lee las preguntas inductivas de 
esta semana. ¿Por qué Jonás tenía 
tanto temor de ir a Nínive? ¿Por qué se 
enojó tanto cuando «falló» su misión? 
¿Qué lo hizo tan gruñón? Después de 
haber llamado a los habitantes de 
Nínive al arrepentimiento, ¿de qué 
crees que se debía arrepentir él? 



Lunes 

Dios tiene una reputación de aplastar 
y castigar a las personas y cosas. 
Las compañías de seguro hacen refe- 
rencia a los eventos naturales destructi- 
vos como «actos de Dios». Sin embargo, 
Jonás reconoció cuánto más dispuesto 
está Dios a perdonar que destruir. 
Resintió cuánto ese hecho impactó su 
reputación. Hubiera preferido ver a cien 
mil personas morir en lugar de haber 
predicado una profecía que no se hizo 
realidad, especialmente puesto que 
involucraba a personas por las que no 
sentía aprecio alguno. 

Lee el Texto clave de esta semana. 
¿De qué manera te consuela? ¿Alguna 
vez has deseado que Dios aplastara a 
tus enemigos de una vez por todas? 

Martes 

YJehová respondió a Samuel: No 
mires a su parecer, ni a lo grande de 
su estatura, porque yo lo desecho; por- 
que Jehová no mira lo que mira el hom- 
bre; pues el hombre mira lo que está 
delante de sus ojos, pero Jehová mira el 
corazón» (1 Samuel 16:7). Al contem- 
plar a los demás es muy fácil ver sus 
errores, su egoísmo, su hipocresía, y su 
estilo de vida pecaminoso. Pero Dios ve 
más allá de lo superficial y reconoce 
cuando algunos andan trastabillando en 
la oscuridad en busca de algo mejor, 
algo que sólo él les puede proveer. Nos 



pide a los cristianos estar dispuestos a 
liacer las veces de Jesús para ellos, es 
decir, ser pacientes, tolerantes, com- 
prensivos, faltos de sentido crítico. ■ 
Lee la sección Linterna de esta 
semana. ¿Qué se necesita para que el 
creyente promedio «vea la luz», se arre- 
pienta y siga a Jesús? ¿Qué le hace falta 
a la testificación cristiana que hace que 
más personas no lo hagan? ¿De qué 
manera las acciones y actitudes de algu- 
nos cristianos alejan a otros de Jesús? 

Miércoles 

Lee Oseas 11:8, 9. ¿Qué siente Dios 
de traer sus juicios sobre sus hijos? 
¿Será que lo que solemos decir: «Esto 
me duele más a mí que a ti», sea verda- 
deramente cierto en el caso de Dios? 
¿Cómo deberíamos ver textos bíblicos 
como éstos a la luz de la muerte de 
Jesús en la cruz? 

Lee Mateo 12:41. Jesús condenó a 
las personas de sus días por no arrepen- 
tirse y aceptar su mensaje cuando 
Alguien mucho más grande que Jonási 
vino a ellos (y por más que unos cuantos ' 
días). ¿Por qué tantas personas rechaza- 
ron a Jesús cuando ya adoraban a Dios? 
¿Qué los encegueció al mensaje de 
amor y compasión que presentó Jesús? 
¿Qué debieron haber aprendido estas , 
personas de la historia de Jonás? 

Jueves 

El mensaje de Jonás de «Arrepiéntanse o 
sufran las consecuencias» fue un 
mensaje sencillo para personas senci- 
llas. ¿Será ése el mensaje que debería- 



mos compartir hoy? ¿Por qué fue tan 
efectivo para su público? ¿De qué mane-i 
ras fue diferente el mensaje de Jesús? I 
Lee Jonás 3:8, 9 y compáralo con 
Jonás 4:2. ¿Quién comprendió mejor a 
Dios, Jonás o los habitantes de Nínive, 
que apenas habían oído de él? 



Viernes 

■ Cómo pudo bendecir Dios el ministe- 
Ario de Jonás cuando él no estuvo dis- 
puesto a cumplirlo? ¿Nos puede usar el 
Espíritu Santo aun cuando no hagamos 
las cosas de todo corazón? 

En dos ocasiones en esta historia 
Jonás contempló pensamientos de sui- 
cidio. Jesús les enseñó a las personas a 
«amar a sus semejantes como a sí mis- 
mos»: aun a los enemigos. Jonás no 
amaba a sus enemigos, ni tampoco a sí 
mismo. ¿De qué manera se relacionan 
las dos clases de amor? ¿Cómo pode- 
mos mantener armonía entre esos dos 
amores y evitar amarnos a nosotros 
mismos demasiado o demasiado poco? 



i 




Plan de lectura para esta semana* 

Profetas y reyes, capítulo 22. 

*Siguiendo este plan podrás leer al menos 

un libro cada año de la serie 

El conflicto de los siglos.